Entretenimiento

De izquierda a derecha: Rafael Lloreda, presidente de la Confederación Suramericana de Voleibol y tesorero del COC; Carlos Gómez, miembro del ejecutivo de la federación nacional de este deporte; Baltazar Medina, presidente del COC, y César Camargo, nuestro presidente de la Federación Colombiana de Voleibol.

“En la actualidad, y gracias a la unión institucional de fuerzas y a los excelentes resultados obtenidos, existe en Colombia una fuerte dinámica en torno al voleibol. Por eso necesitamos hacer un trabajo de planeación muy robusto, para que, en una planificación de largo plazo, el voleibol pueda sostenerse en el horizonte de los deportes de conjunto, como uno de los más representativos de Colombia, después del fútbol y del baloncesto”, señaló el licenciado en educación física y abogado nortesantandereano César Camargo (foto), nuevo presidente de la Federación Colombiana de Voleibol.

Camargo, ex jugador de voleibol, quien sucedió al ingeniero Carlos Grisales, fallecido recientemente, considera que al ingresar Colombia a un nivel superior, gracias a los resultados de sus selecciones, las necesidades son mayores, por los compromisos de medirse a potencias mundiales del voleibol.

-¿Cuál es el panorama que usted encuentra en el voleibol colombiano, al asumir la presidencia de la Federación?

“El voleibol colombiano está atravesando por uno de los momentos más importantes de su historia. Obviamente, la tarea es mantener ese nivel, elevarlo y dinamizar las diferentes modalidades, como piso, playa y sentado. Tenemos que lograr que  los recursos y los esfuerzos estén distribuidos equitativamente para estas especialidades. Necesitamos hacer un trabajo de planeación muy robusto, para que, en una planificación de largo plazo, el voleibol pueda sostenerse en el horizonte de los deportes de conjunto, como uno de los más representativos de Colombia, después del fútbol y del baloncesto.

César Camargo, nuevo presidente de la Federación Colombiana de Voleibol.

-¿Cuáles son las pautas de trabajo que va a seguir su administración?

“Nuestro trabajo está encaminado, desde lo  administrativo, a hacer, poco a poco, una implementación  del sistema de gestión de calidad, para que cualquiera que llegue a estas instancias puede tener unas líneas administrativa muy organizadas, que le permitan adelantar  su trabajo con mayor facilidad y organización. Nuestra intención es mantener las excelentes relaciones que hemos tenido con Coldeportes, con el Comité Olímpico Colombiano, con la Confederación Sudamericana de Voleibol y con la Federación Internacional”.

-Gracias a los resultados obtenidos por las selecciones nacionales, en la actualidad, el voleibol colombiano tiene una gran imagen. ¿Qué es necesario hacer para que esto no sea sólo el trabajo de unos equipos bien dirigidos, conformados por unos jugadores muy bien preparados, sino que se logre generar una base fuerte, que ayude a su masificación?

“Lo primero que debemos hacer es mantener el excelente trabajo que realizan Bolívar y Valle, que han sido los soportes de los seleccionados nacionales, y que ligas como Antioquia, Risaralda, Cundinamarca y Bogotá, y ahora Santander, que se volvió a reactivar, entre otras, sigan mejorando, como lo están haciendo. De todas maneras, la idea es que no haya dos polos de desarrollo del voleibol colombiano, sino que se diversifique más, para que los entrenadores tengan de dónde escoger talentos de un semillero más amplio, en regiones del país, en las cuales hay buen voleibol y una fuerte dinámica en torno a la práctica del voleibol. Por eso necesitamos que todas las ligas se organicen y participen en los eventos del circuito. Por ejemplo, dentro de poco va haber un evento en Medellín, para el cual tenemos once ligas inscritas, lo que demuestra el interés en el país para mantener el nivel al que se ha llegado”.

-¿Qué viene ahora para las selecciones nacionales de mayores, que tan buenos resultados están brindando al país?

“La meta para nosotros es consolidarnos en el tercer lugar de Suramérica, detrás de Brasil y Argentina, que son los dos países cabezas de este deporte en el área, y que nos mantengamos rotando jugadores en el circuito internacional, tanto en varones como en damas, porque eso les permitirá mejorar su calidad.  Aquí vale la pena hacer un reconocimiento a todos los directivos que nos han antecedido, porque han logrado muchísimo. Como Colombia ya se metió en el segundo grupo de países que tiene catalogada la Federación Internacional de Voleibol, mantenerse entre los selectos implica más altos gastos para los fogueos, porque se deben hacer ante potencias del mundo. Obviamente, este es un deporte que por el número de deportistas y equipos que hay que desplazar, genera altos costos, por ejemplo en los tiquetes aéreos. Vamos a tener que consolidar la parte financiera, con patrocinadores y recursos oficiales, para seguir creciendo”.

Deja un comentario